MetanoRock - Letras de Canciones
.. ....
# - A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

Catupecu vibró en el Gran Rex


La banda de Fernando Ruíz Díaz ofreció un show intenso y conceptual, y llenó tres veces la sala de la calle Corrientes el último fin de semana.

Fernando Ruíz Díaz sabe cargar de intensidad las situaciones. Y sabía también que esta serie de Gran Rex (son cuatro, hay una función extra el sábado 15), preparados con meses de anticipación, iban a tener una intensidad distinta: las posibilidades que ofrecen esta sala -una de las de mejor acústica para el rock-, su iluminación y el publico catupequense sentado en butacas eran el marco ideal para presentar el reciente álbum Laberintos entre aristas y dialectos. Pero aprovechó y buscó más aún: ofrecer, en cuatro actos, todas las facetas de Catupecu hoy, acaso sin poder decidirse por ninguna, acaso para demostrar la amplitud y la riqueza de esta banda tan particular dentro de las masivas del rock argentino hoy. Acaso para volver a mostrar cuadros dentro cuadros, formas, laberintos musicales… Es que ese álbum, doble, es también un pequeño tratado sobre los modos de interpretar rock, un tratado sobre cómo la voz y los instrumentos acompañan lo que se canta (y viceversa). Y en vivo fue presentado en cuatro partes (Los cuadros, El viaje, La batalla, El lugar) que respondieron justamente a modalidades diferentes de la identidad catupequense.

Las tres jornadas con el teatro lleno, y muchas chicas en las butacas, tuvieron la misma lista de temas, con el esperado y emotivo reconocimiento para Gaby, miembro estable del homenaje, el recuerdo y al aliento de la banda y su gente. El comienzo, sin bajo, fue con “El número imperfecto” y “En los sueños” con Fer, Macabre, Herlein y Sebastián Cáceres (ajustado en su rol) acompañados por el trío de cuerdas de Javier Weintraub. Destacó “El viaje del miedo”, ese lamento tangoide que sirve como corte de difusión del nuevo álbum.

Como siempre, las letras de Fernando cargan sentidos diversos, sensaciones universales en su lenguaje propio. Y el Gran Rex resultó un espacio más que apropiado para demostrar una musicalidad diferente. Como en los primeros shows en sótanos a puro mosh, cuando el público invadía el escenario. Como en el emotivo Obras al aire libre tras el accidente de Gabriel o como en los recordados conciertos 5.1 en el Roxy. Como en cualquier festival donde aparecen para sacudir. También en el Gran Rex, Catupecu es fiel a sí mismo y su publico sabe acompañar: alta intensidad en cualquier formato. Misión cumplida.

www.metanorock.com.ar | 2003 - 2007 | sitio online desde el 01/02/2003